Atenuadores para sistemas LED: técnicas y características.

Gracias a la atención cada vez mayor que se presta al medio ambiente, a la contaminación y al ahorro energético, el uso de las tecnologías LED - en soluciones habitacionales, estructuras públicas y privadas - se presenta como una realidad dominante en términos de difusión y ventajas.

Entre los valores clave que hacen de este sistema una opción eficaz, encontramos la larga vida útil -con poca necesidad de mantenimiento- de los componentes; gran ahorro energético y excelente protección del medio ambiente, tanto en términos de emisiones de rayos UV e IR como en relación ano toxicidad algunos materiales.

Sin embargo, en términos de diseño, el modularidad y la adaptabilidad a las más variadas soluciones creativas se caracterizan como características que hacen aún más atractivas las tecnologías LED, junto con una posibilidad fundamental: la de regular la intensidad del flujo luminoso.

Como es sabido, de hecho, un atenuador de luz regula la intensidad luminosa de un LED desde 0% hasta 100%, insistiendo en la modulación por ancho de pulso o utilizando sistemas de regulación digitales.

Usar un atenuador: los puntos fuertes

Gracias al uso de estos dispositivos se obtienen grandes ventajas en cuanto a uso y consumo, tales como:

  • la posibilidad de adaptar la intensidad de la luz de un ambiente en función de la actividad que se esté realizando, evitando un aporte luminoso insuficiente o excesivo para nuestra capacidad visual;
  • el aumento de la eficiencia y de la vida útil de las lámparas, garantizado por la reducción de la temperatura de funcionamiento, a la que generalmente se correlaciona la larga vida útil;
  • el aumento del ahorro energético, correlacionado con el aumento de la eficiencia y durabilidad de los electrodomésticos.

Por tanto, es fundamental saber asociar los dispositivo de atenuación derecho al sistema de iluminación que se haya elegido, teniendo en cuenta el objetivo, pero también los tipos y funciones.

TECNOLOGÍA DIMMING Y PWM

El sistema PWM (Modulación de ancho de pulso) –seguramente uno de los más utilizados– implica la variación de la frecuencia de cientos de ciclos por segundo a cientos de miles de ciclos por segundo, factor que modifica la cantidad de luz emitida.

Esto se está oscureciendo energía eficiente porque el transistor está en condiciones de conducir completamente o no conducir, en un contexto de mínima potencia absorbida. El problema de la regulación PWM es que, mediante la serie de encendidos y apagados, se puede generar el clásico efecto de "parpadeo" perceptible por el ojo humano.

REGULACIÓN MEDIANTE TRIAC

Con la atenuación de corriente alterna triodo, la corriente se conduce en ambas direcciones, alternativamente, a una velocidad variable. Esto hace que la luz se encienda y apague. más rápido que con la atenuación PWM. De hecho, este sistema puede reducir la vida útil de los LED, pero, en general, no crea las condiciones bajo las cuales el ojo humano puede percibir una luz parpadeante.

El atenuador Triac, al igual que el PWM, requiere que el rango de voltaje para variar, que se encuentra en la fórmula 0-10 voltios la versión más utilizada.

REFLEXIONES TÉCNICO-NORMATIVAS

Para este tipo de productos, además de los aspectos de certificación de componentes de iluminación, también deben tenerse en cuenta las limitaciones impuestas por la normativa para los sistemas eléctricos en los edificios.

Antiguamente, los variadores de tensión -utilizados con luces de incandescencia y halógenas- se colocaban en lugar del interruptor pero -con lámparas de bajo consumo y luces LED que tienen su propia fuente de alimentación- esta solución ya no es viable, ya que normalmente no es posible. para insertar un variador antes del propio interruptor.

El escenario de las técnicas más conocidas, por tanto, incluye la posibilidad de actuar sobre la fuente de alimentación con un radio control (colocando la centralita receptora entre la fuente de alimentación y el LED y asociando el propio radiomando) y el Técnica de 0-10 voltios, del que queremos destacar algunos aspectos regulatorios.

De hecho, con la técnica 0-10 Voltios, el sistema recibe una tensión entre 0 y 10 Voltios gracias a una conexión eléctrica adicional de regulación. Esta dinámica plantea problemas de precepto, porque -al ser un señal de bajo voltaje – no debe tenderse junto con cables de tensión peligrosa, por ejemplo cables de 230 voltios.

Para frenar esta condición, existe una solución más compleja, pero ciertamente viable. De hecho, se están planificando algunas fuentes de alimentación más complejas, que detectan la forma de onda típica producida por los reguladores de voltaje tradicionales del pasado y ajustan el brillo de los LED en consecuencia. De esta forma se puede utilizar el mismo esquema que antaño utilizando las fuentes de luz actuales. Es tentador utilizar reguladores de voltaje antiguos cerca del interruptor, pero normalmente esto no es posible porque el consumo de las luces LED actuales es demasiado bajo. Debe utilizar módulos reguladores especiales que también funcionen bien con menos poder.

Aunque el sistema pueda parecer un poco complejo, es el más practicable y extendido, pero también el más cómodo en términos de costes: el regulador y la fuente de alimentación, de hecho, cuestan alrededor de 3 veces más que una lámpara de techo LED, pero sigue siendo el solución más barata Comparado con otros. Sobre todo, factores clave en términos de seguridad y corrección de la tecnología, es un sistema que no presenta problemas regulatorios y no requiere el paso de ningún cable adicional.

Para ser vendidos en Europa, estos componentes también deben llevar la marca CE como todo equipo eléctrico y electrónico, por lo tanto deben seguir el procedimiento certificación de componentes de iluminación.

Para solicitar más información sobre este tema, escriba a info@sicomtesting.com
o llame al +39 0481 778931.

Artículos relacionados

Preguntas y comentarios

Si tienes alguna pregunta o comentario
Sicom Testing estará encantado de responderte.